Cuando se sufre Alopecia Areata Universal, tomar la decisión de raparse la cabeza y acabar con el poco pelo que nos queda en el cuero cabelludo suele ser bastante duro y complejo.

Desde que nacemos tenemos un gran apego a nuestro cabello. La idea de perderlo, de deshacernos de él, es algo que nos aterra y es normal, porque es algo nuestro.

Cuando comienza la pérdida de cabello, aumentan los nervios e intentamos buscar soluciones. En muchas ocasiones nos ofrecen milagros que a la hora de la verdad no hacen nada. Otras veces sí, lo que a una persona no le funcionó, resulta que a otra sí, o incluso puede que nuestro propio cuerpo revierta la situación y recupere todo el pelo que tiempo atrás desapareció.

Hablemos claro, la alopecia areata en cualquiera de sus variantes, es una enfermedad autoinmune para la que aún no hay cura. Existen varios medicamentos en diferentes fases de investigación, incluso algunos ya se están probando en personas con resultados muy prometedores.

¿Pero mientras tanto qué? Cada cual es libre de aferrarse a un posible remedio que nos haga volver a nuestra normalidad y a ojos de los demás, porque se trata de una enfermedad más estética que otra cosa; por sí sola no duele, no te vas a morir por ella, no te afecta más de lo que tú misma permitas por tu forma de tomártelo.

Opciones personales

Con lo anterior no quiero decir que no hay que intentar tratar la enfermedad. Por supuesto que sí. Hay que ponerse en manos de tu médico y seguir sus recomendaciones.

Te puede proponer un tratamiento y ver si es efectivo o no. Que lo es, ¡genial!, fin del “problema”, que no lo es…, pues te explicará alternativas y sus posibles efectos sobre tu organismo para que seas tú quien decida qué quieres hacer.

Bajo mi propia experiencia yo decidí no probar ningún tratamiento médico por sus efectos secundarios, y directamente raparme la cabeza y amar las pelucas día a día. Lo que antes conseguía yendo a la peluquería, ahora lo consigo en casa e incluso varias veces al día.

Lo primero de todo es aceptar lo que está sucediendo, estás perdiendo el cabello y si no encuentras solución, es hora de asumir el cambio y buscar la opción que más nos agrade: dejar que siga su evolución o raparte la cabeza.

Si estás leyendo esto creo que es porque ya no sabes qué hacer con tu poco pelo

Si estás leyendo esto creo que es porque ya no sabes qué hacer con tu poco pelo, lo ves muy pobre y no sabes ya como ocultar tu alopecia. Dudas, pero si ya casi te has decantado por raparte la cabeza, este artículo te va a resultar muy útil.

Debes saber que hoy en día hay muchas pelucas que te harán sentir muy cómoda e incluso quizás no vuelvas a extrañar tu propio pelo. Las pelucas han evolucionado mucho, llegando a ser indetectables.

Por otro lado, las mujeres calvas son tendencia a día de hoy, si decides no llevar ninguna peluca, también es genial que te aceptes, pero tanto tú como los seres queridos que te rodean, que a veces sufrirán más esta enfermedad que tú misma al pensar que tú estás sufriendo.

Algo que debes recordar es que las mujeres con alopecia que usan peluca son igual de valientes que las que deciden no llevarla.

Llevar peluca o no es una elección, y si a ti te gustaba lucir tu cabello y no raparte cuando lo tenías, ahora no tienes por qué ir sin pelo si no quieres.

Llegó el momento de raparse la cabeza.

El momento de afeitar el poco pelo que nos quede, es algo que no vas a olvidar jamás. A mí personalmente me marcó ver todo ese cabello caer en el lavabo de mi casa.

Pero una vez lo hice, me sentí libre.

Fotografía tomada justo después de raparme la cabeza

Sentí que ya no me condicionaba nada, que ya no estaría contando pelos sueltos en mi almohada cada mañana, que todo eso era un cambio y que solamente tenía que aprender a gustarme tal cual soy ahora, con o sin peluca. Sencillamente mirarme y saber que por lo que soy, ya soy maravillosa; como lo eres tú.

Lógicamente, esto no es trabajo de un día, es una evolución diaria y constante en la que tendrás grandes bajones y momentos en los que extrañarás tu pelo, pero también te sentirás libre.

Después de 6 años con alopecia areata universal, usando pelucas y turbantes, también prescindo de esas cosas en muchas ocasiones. Después de todo eso, a día de hoy puedo decir que más feliz que antes, ya no me preocupo del pelo que tuve, solamente de pensar como quiero lucir cada día, con o sin peluca.

Pelo largo, corto, o quizás un bonito turbante. ¡Hay mucho donde elegir!

O tal vez hoy me apetece tener el cabello negro liso, o rubio rizado, y cambio de look en apenas segundos, ¿por qué no?

Situación personal

Bajo mis propias vivencias tengo que decir que el decir adiós a nuestro pelo, nos hará más fuertes aún, nos hará libres. Libres de dejar de someter nuestro cuerpo a tratamientos agresivos que apenas consiguen resultados, libres de dejar de mirarnos al espejo de aumento buscando nuevas calvas en nuestro cuero cabelludo, libres de seguir probando remedios que encontramos en un vídeo random en YouTube, y, en definitiva, de vivir condicionados a algo tan simple como es el pelo.

Yo amaba mi cabello, es evidente, me gustaba mucho cuidarlo y peinarlo de diferentes modos. También echo de menos algunos peinados, pero las pelucas están en constante evolución y cada día hay más opciones.

¿De verdad piensas que no hay una opción para ti?

Te aseguro que sí, que, si reúnes el valor de decir adiós a ese apego a tu pelo y dejar de martirizarte por algo que no has elegido, empezarás a ser feliz de nuevo, y contigo los que te rodean.

Vivir buscando el milagro, calvas en nuestra cabeza, o cabellos sueltos en la almohada al despertar cada mañana, no es vivir.

Esto solo es mi experiencia, pero espero que al leerla te sientas mejor sabiendo que no estás sola, y que a diario muchas personas como tú también pasan por ese trance y lo superan.

El secreto es disfrutar del proceso e intentar encontrar el lado positivo de todo; aunque parezca no tenerlo, ya verás como sí.

Yo decidí no amargarme más mi existencia, no condicionarme más, decidí aceptarme y vivir entre pelucas de colores.

Tardarás poco en acostumbrarte a tu nuevo yo, tardarán poco en acostumbrarse a su nuevo tú

Es un mundo mucho más bonito que el de contar los pelos caídos de nuestra cabeza, y solo estás a un paso de llegar a él, así que, si has tomado la decisión ¡adelante! Tardarás poco en acostumbrarte a tu nuevo yo, tardarán poco en acostumbrarse a su nuevo tú; adáptate y disfruta!

[Total: 3   Promedio: 5/5]

Chikiyilla

Enamorada de la vida💕

Ver sus posts

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Chikiyilla

Enamorada de la vida💕

Enviar vídeo o artículo

¿Te gustaría compartir tu creatividad con el mundo?.

Enviar vídeo o artículo